Postales

Por fiarse de las encuestas

Sánchez no es de izquierdas ni de derechas ni de centro. Es sanchista. Pero la mercancía que ahora intenta venderestá averiada

José María Carrascal
Actualizado:

Ya está Pedro Sánchez donde deseaba. Lo malo es que no es lo que quería. Quería nuevas elecciones en las que ganaría escaños. Quería hundir a Iglesias. Quería pactar con Rivera. Quería seguir gobernando en solitario con ayuda de unos y otros. Gratis. Por la cara. Pero resulta que el aumento de escaños no es seguro. Puede incluso perderlos. Que Iglesias le odia. Que Rivera le pide condiciones que le pondrían una soga al cuello. Él deseaba un «pacto a la portuguesa», gobernar desde la izquierda con un programa de derechas, pero España no es Portugal ni los españoles portugueses. Lo que ha sacado jugando con dos barajas es que, en vez de tener a todos comiendo en su mano,

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal