La extinción del águila real

Inés Pereira Segador. Madrid.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los más jóvenes no recordarán los documentales del doctor Félix Rodríguez de la Fuente; aquella maravillosa serie sobre las rapaces ibéricas y, entre ellas, su preferida, el águila real.

Ahora, gracias al Gobierno regional, esas imágenes del águila en la parada nupcial, cazando o llevando el alimento a sus pollos serán imposibles ver en la sierra de Patones.

En una temeraria acción urbanística han consentido la creación de un núcleo urbano de más de 250 hectáreas (el equivalente a 250 campos de fútbol), irrumpiendo en la zona de nidificación de dos parejas de esta especie protegida, y como si no fuese suficiente con esto, ahora van a crear un macro parque eólico en lo alto de las sierras sobre las que cazan estas rapaces.

Se entienden ahora las declaraciones del presidente regional y del consejero de Medio Ambiente tras el incendio del día 9 de agosto, «la zona quemada carece de valor ecológico»: se ahorran la restauración del ecosistema y se pueden realizar infraestructuras «a la carta».