La «expoliada» que se pasea en Jaguar

Laura Borràs, que dice que los catalanes no tienen Rey, no mejora la monserga de los cabecillas de la «cruzada», ni tampoco la «raza»

Álvaro Martínez
Actualizado:

Cada uno que asoma es peor. La pena que le queda a este batallón es que todo el que irrumpe con papel protagonista en la «cruzada» añade un brochazo lamentable al cochambroso edificio que la banda del lazo pretende erigir. Puigdemont sumó la cobardía («Ahí te quedas, Junqueras») a la ineptitud gobernante e irresponsabilidad que heredó de Artur Mas. Llegó Quim Torra y a esa batería de calamidades, que ha conservado intactas, añadió un racismo de manual, tan sincero y convincente que lo quiso dejar por escrito para que nadie lo pusiese en duda, no se fuera el personal a distraer con la impresora, las esposas y el resto del entretenido mundo de las varietés de escaño que Rufián llevó

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez