Excusatio non petita

Le conocemos demasiado para saber que no es persona de fiar

José María Carrascal
Actualizado:

Su alergia a la verdad hizo que, antes de anunciar la fecha de las próximas elecciones, como había prometido, Pedro Sánchez endosara a los expectantes periodistas el primer mitin de su campaña electoral, un batiburrillo de falsedades y distorsiones, broche apropiado de la legislatura más corta y menos digna de la democracia. Sabemos que los políticos tienen bula para mentir, pero lo de Sánchez bordea lo patológico. No solo omitió cualquier rastro de culpa de sus fracasos, sino que los atribuyó a los demás. Y ya recuerdan la máxima romana, excusatio non petita, accusatio manifesta, excusa no pedida, acusación manifiesta. ¡Pero vayan ustedes con latinajos a Pedro Sánchez! De hecho, presentó tan triste paso como el sacrificio personal ante el

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal