Exceso de magia

Actualizado:

Pocos se atreverían a discutir las virtudes de la obra de J. K. Rowling, la autora que ha hecho de las aventuras de «Harry Potter» el afortunado pasatiempo de millones de niños de todo el mundo. De ahí a merecer el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia va un trecho que sólo un kilométrico y artificioso encaje de bolillos podría cubrir sin dejar que aflorasen la magia y la imaginación. Valga como cuento de hadas el relato de un premio fuera de sitio.