Estar y no estar

Como me cuesta creer que los ingleses sean tan cortos que no vean el tremendo error que están cometiendo, empiezo a sospechar un paripé

José María Carrascal
Actualizado:

A Mrs. May le quedan sólo horas, todo lo más unos cortos días de invierno, para convencer, por un lado, a sus compatriotas y, por el otro, a los europeos de que tiene un plan de Brexit beneficioso para todos. Dos misiones imposibles porque los europeos están hartos de los ingleses y los ingleses nunca han querido ser europeos. Hay que compadecer y admirar a esta mujer que combate en varios frentes a la vez, el más peligroso en su propio partido, aunque buena parte de él se han pasado a la oposición más furibunda. Y todo, por una chiquillada: creerse superiores a los demás.

Dueños de los mares durante siglos y de buena parte de las tierras hicieron creer

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal