Estamos en el aire

Poner la tele o encender la radio fue ayer conectar con esa realidad paralela, pregonada por auténticos expertos y expertas, que en apenas una semana ha improvisado Sánchez para lavar su imagen y ensuciar la ajena

Jesús Lillo
Actualizado:

Bonito o feo, blanco o negro, lo importante es que el gato cace ratones, que en este caso son los fachas a los que Pedro Sánchez va a poner a caldo en cuanto recupere el habla que perdió el miércoles, según salía del Congreso. Si Rodríguez Zapatero aprendió economía en dos tardes, a Sánchez se le pasa la afasia en dos días y está hoy para dar un mitin. Ayer se lucieron los teloneros. Aquel Gobierno bonito, con un perfil técnico que situaba a sus miembras y miembros por encima del bien y el mal -«expertos», escribió alguien con gran alarde tipográfico y aún mayor perspectiva histórica-, también vale para una cacería ideológica. Para no estar en campaña y permanecer

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo