Esperar sentado

A Sánchez le sujeta la silla esa gente tan estupenda, tan constitucionalista, tan distinta de la derecha cavernícola

Ignacio Camacho
Actualizado:

Por si tiene alguna importancia el orden de las cosas, conviene recordar que fue Sánchez el que comenzó aliándose con los extremistas. Pretender que la moción de censura no fue un pacto sino una concomitancia puntual y estricta es un insulto a la inteligencia que además produce risa. No sólo fue una alianza sino que el presidente quedó tan satisfecho que está dispuesto a repetirla, o a consolidarla pactando el Presupuesto de 2019 con los independentistas bajo la simple premisa de que al nacionalismo siempre le irá mejor con él en el poder que con su alternativa. Cuando el otro día aconsejó a los partidos de la derecha que «esperen sentados» las elecciones, no dijo en su arranque de chulería

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho