España y la mentira

Si la verdad ya no importa, el periodismo se vuelve morralla

Luis Ventoso
Actualizado:

Tal vez se deba a la taquicardia que ha traído internet, pues dificulta el sosiego y la comprobación metódica de los datos, que requiere tiempo, esfuerzo y plantillas amplias de buenos periodistas. O quizá se deba a un debilitamiento general de los valores morales, sustituidos por un relativismo utilitario al servicio del frentismo ideológico. Pero lo cierto es que la manipulación de la realidad ha ido a más en España y con la llegada de Sánchez al poder se ha producido una terrible novedad: la verdad ya no importa. Cuando se admite un paradigma así, el periodismo pasa a convertirse en morralla. Los hechos probados dan igual. Lo único importante es si el personaje afectado es o no «uno de

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso