Horizonte

La España de podredumbre

No hubiera estado de menos que Abascal se aplicara su medicina. Porque tampoco hay que jurar «por España». Eso ya se hace jurando la Constitución

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

España quedó retratada ayer en las Cortes. De manera muy significada en el Congreso de los Diputados. Que un golpista que está siendo juzgado por rebelión, sedición y malversación dé la mano al presidente del Gobierno con toda normalidad es muy grave. Son más delitos que los que acumulaba el teniente coronel Antonio Tejero Molina, y estoy seguro de que Sánchez no le hubiera dado la mano, como nunca se la dio Adolfo Suárez. Más grave aún es que el presidente del Gobierno diga al golpista «no te preocupes». Un presidente del Gobierno de una democracia debe ser consciente de las consecuencias que tiene para su imagen y la del país el compadreo con golpistas. El último caso que recuerdo

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura