Tribuna abierta

España: ¿Cabeza o cuarto trasero de Europa?

«Una España que cuestiona su unidad, su pasado y a sí misma; frágil y en proceso de descomposición; no puede ser cabeza de nada»

Actualizado:

Resulta difícil admitir que las primeras imágenes simbólicas de Europa presentaban a España como la cabeza de un continente con forma de mujer: bien una princesa fenicia raptada por Zeus o una Virgen con una corona de estrellas. Para Guillaume Postel (1510-1581) España era la cabeza de esa mujer; la Galia, el pecho; Italia y Gran Bretaña, los brazos; Alemania, el vientre…. Sebastian Münster (1488-1552) en su «Cosmographia» situaba a Hispania en la cabeza de la «Europa Regina». Mientras, para otros antiguos geógrafos España ocuparía la cabeza de una Virgen coronada, siendo el corazón Francia, Gran Bretaña e Italia los brazos y manos y la llanura rusa su túnica de amplios pliegues. Incluso, en tiempos más pretéritos, un «británico» como

Alberto Gil IbáñezAlberto Gil Ibáñez