La esencia de la Constitución

«Ojalá que, a pesar de tanta posverdad y licuosidad, los que lideren el país decidan practicar el arte de construir juntos futuro, en el presente, apoyados en la memoria vivificante de nuestra mejor historia, en la que nos reconocemos capaces de renuncias y esfuerzos solidarios y de diálogo en amistad cívica hacia el bien común, dentro del derecho y la justicia»

Actualizado:

En el 40 aniversario de la Constitución, la Universidad Pontificia Comillas, a propuesta de su Facultad de Derecho-Icade, ha investido doctores honoris causa a tres importantes políticos y eminentes juristas: Herrero de Miñón, Pérez-Llorca y Roca. Este reconocimiento, cargado de homenaje y gratitud, ha avivado el recuerdo de muchas experiencias, personas y acontecimientos que suscitan un sano orgullo de pertenecer a una gran nación, diversa y complicada, con luces y sombras, pero con un lado luminoso que tantas veces los españoles nos negamos a ver.

Recordar con verdadero sentido histórico permite distinguir lo esencial de lo accidental y los valores perennes de su expresión condicionada y caduca. En el caso de nuestra Transición y su obra principal, la Constitución de