Cambio de guardia

Una encuesta europea

El Parlamento Europeo no sirve para nada serio, pero tampoco molesta demasiado

Gabriel Albiac
Actualizado:

Por una vez, pueden las elecciones europeas tener cierto interés. No digo utilidad: se eligen en esas urnas diputados para un parlamento que no es un parlamento, un parlamento que ni legisla con potestad, ni está capacitado para ejercer control sobre una coordinadora de gobiernos llamada Comisión Europea. El Parlamento Europeo despliega dos utilidades: a) ornamentar la ficción escénica de un órgano representativo y b) confortar el tedio de políticos ya preteridos, a golpe de sustanciosas compensaciones salariales. En suma, el Parlamento Europeo no sirve para nada serio, pero tampoco molesta demasiado. Siempre que pueda pagarse.

¿Por qué, sin embargo, pienso que estas elecciones de final de mayo pueden acabar por ser interesantes? Deberían serlo a la manera en que

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac