Los enanos crecen

Álvaro Martínez
Actualizado:

Lo que le faltaba al «procés» era la intervención de ese gran estadista leonés llamado José Luis Rodríguez Zapatero, que en mala hora abandonó el oficio de «contador de nubes» al que prometió dedicarse una vez saliera de La Moncloa tras dejar el país para el arrastre, porque en cuanto él fija su atención en un asunto los problemas empiezan a agigantarse. Ocurrió en Venezuela, donde con su mediación (siempre a favor del chavismo, nunca de la oposición) las cosas pasaron de estar muy mal a estar muchísimo peor. Por eso se agradecía su silente actitud respecto al problema separatista que, cuán ingenuos éramos, quizá achacábamos a un ataque de vergüenza propia pues no en vano, con su irresponsable gestión

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez