Postales

Empoderando la farsa

Los organizadores del 1-O buscan que el Tribunal pierda los nervios para presentarse en Estrasburgo como víctimas

José María Carrascal
Actualizado:

Siempre que puedo sigo el «proceso del procés», no sólo por ser la serie más actual de nuestras televisiones, sino también por retrotraerme a los hearing del Watergate, donde un comité de ambas cámaras USA abría en canal la Administración Nixon en busca de la verdad, tras «un robo de tercera clase» en las oficinas electorales de la oposición. Presidido por el senador Irwin, un demócrata, con un republicano de segundo, el también senador Baker, era difícil distinguirlos en rigor. Pero mientras aquél era un drama en directo, que acabó con el destierro del presidente, el juicio en nuestro Tribunal Supremo se torna cada vez más una farsa. No por falta de rigor, que el tribunal, su presidente sobre todo,

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal