Empate en el descanso

Los demócratas controlan ahora la Cámara de Representantes, lo que les obliga a abandonar su oposición frontal a Trump -hasta ahora puramente escénica y posturera, lo que les daba mucho margen dramático-

Jesús Lillo
Actualizado:

«Tenemos una cosa que se llama Senado», dijo ayer Donald Trump para recordar a los estadounidenses las virtudes políticas de los sistemas bicamerales. Los que funcionan, no el de España, que venía averiado de fábrica y que Pedro Sánchez quiere terminar de prestigiar llamando al chatarrero para que un día de estos se pase a recogerlo. En manos de los republicanos, el Senado de Trump representa el quiero y no puedo del Partido Demócrata para materializar en Washington el presunto rechazo -generalizado, según contaban- del pueblo estadounidense a la gestión del presidente. No era para tanto. Empate a goles en el descanso. Queda partido y queda bipartidismo. Una «bonita situación», en palabras de Trump.

Los demócratas controlan ahora la Cámara

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo