Postales

Elegía por un glaciar

Me duele pensar que la Tierra sea un día como Marte, un mundo desolado, rojizo, de cráteres y páramos

José María Carrascal
Actualizado:

Con menos ceremonia y público que una cumbre política o la boda de un famoso, se celebró hace poco el funeral por el glaciar Ok en Islandia. No es el primero que allí desaparece, pero es el primero al que se le rinde tal homenaje, que recuerda la placa conmemorativa en el lugar del evento: la ladera del volcán Okjökull, el noreste de Reikiavik, la capital. La ONU envió una delegación y un aire de elegía, con tonos de S.O.S. rodeó el acto.

Confieso ser de los que aún creen en el progreso, confiando que lo que trae supere a lo que destruye, como mostraba que la aparición de los automóviles dejó en ridículo el cálculo hecho a principios del

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal