Ecuador, Kurt D. y Nevado

«Una vez coincidí con el ahora Papa, entonces arzobispo de Múnich, en una

Actualizado:

«Una vez coincidí con el ahora Papa, entonces arzobispo de Múnich, en una recepción y le pregunté qué le parecía la cerveza ecuatoriana. ¡Fíjese, preguntarle a un bávaro por la cerveza ecuatoriana!».

Nos cuenta la anécdota Kurt Dorfzaun, un judío piadoso de 82 años que vive en Cuenca, en la Cuenca de Ecuador, no en la de España. Llegó con su familia en 1939, huyendo de las barbaridades de la Alemania nazi. Es el propietario de una fábrica de sombreros de paja toquilla, esos que se llaman sombreros de Panamá y que en realidad son sombreros de Ecuador, hechos a mano en Ecuador; los que puso de moda Theodore Roosevelt y que se han calado, entre otras muchas celebridades, por ejemplo Julia Roberts en «Pretty woman». Son prendas muy elegantes, que pueden llegar a venderse en Nueva York a precios prohibitivos. Aquí son asequibles.

Roberto Nevado, español afincado en Ecuador, floricultor, casado con una ecuatoriana, es el dueño del vivero «Nevado Ecuador». Defiende con pasión e inteligencia su negocio. «Las mejores rosas del mundo son las de Ecuador, por las condiciones especiales de sol y altura que tiene este país». Sus rosas, pues, por tallo, forma, color, etcétera, están entre las más selectas. El 80 por ciento de su producción la exporta a Rusia y a España. Se ha atrevido incluso con rosas «biológicas» (así llama a las de pétalos comestibles), y no descarta vendérselas al mismo Ferran Adrià.

Entro en una papelería de Guayaquil, la ciudad más poblada de Ecuador, y pregunto a una dependienta por un lápiz, un sencillo lápiz, de fabricación ecuatoriana. La chica, sorprendida, responde:

-¿Ecuatorianos? No tenemos. Son chinos. Los ecuatorianos no sabemos hacer nada.

Se equivoca. De alguna manera, el Ecuador de hoy recuerda a la España de los sesenta. Tiene riquezas turísticas insólitas, desde las islas Galápagos hasta los volcanes y las selvas tropicales. Tiene calidad humana a la que habría que saber motivar. Y gente como Dorfzaun y Nevado. No es poco. jgrau@abc.es