Editorial ABC

La economía, sin electoralismo

Las cinco grandes formaciones en liza presentan importantes diferencias en sus respectivos programas económicos, pero también algunas coincidencias

Actualizado:

Después de registrar un lustro de intenso crecimiento y creación de empleo, España se enfrenta a una compleja coyuntura económica, con la ralentización del PIB como telón de fondo, cuyo resultado final dependerá de las políticas que lleve a cabo el futuro Gobierno tras la celebración de las elecciones generales. Las cinco grandes formaciones en liza presentan importantes diferencias en sus respectivos programas económicos, pero también algunas coincidencias. Tanto el PSOE como Podemos apuestan por una fuerte subida del gasto público y de los impuestos, al tiempo que pretenden revertir las reformas estructurales aprobadas en los últimos años, que fueron claves para la recuperación. Sánchez está dispuesto a repetir los errores que ya cometió en su día Zapatero. Su insistencia en negar los problemas y los riesgos que afronta la economía española, junto a su irresponsable política presupuestaria, no solo amenaza con truncar los avances cosechados, sino que podría desencadenar una nueva crisis.

Asimismo, la mezcla de despropósitos que incluye el programa de Podemos tan solo garantizaría la caída de la economía española en caso de entrar en el Gobierno. El PP, por el contrario, centra el grueso de sus propuestas en facilitar la atracción de capital y el desarrollo de la actividad económica para crear empleo y fortalecer los servicios públicos, apostando por una histórica rebaja fiscal. Las reformas que plantea Cs, muy en línea con las aplicadas en otros países europeos, también se encaminan a favorecer el progreso económico y social, mientras que Vox lanza medidas muy llamativas, como un radical recorte de gasto en 24.000 millones, cuyo cumplimiento es más que dudoso. El escenario actual recuerda mucho al de 2008 y, como entonces, marcará un punto de inflexión.