La Tercera

La droga de la prohibición

«Sería muy beneficioso para el buen vivir de los ciudadanos que, sobre todo a nivel municipal, se mediten bien las prohibiciones y se resistan los responsables a la droga de la prohibición, sobre todo cuando es caprichosa o insensata. Y desde luego habría que hacer una poda generosa del aquelarre de permisos que condicionan nuestra existencia diaria. Hay que tener más fe en el sentido cívico de las personas y ser algo más liberales»

Actualizado:

¿Prohibir es malo? No necesariamente. Montar la convivencia en la prohibición ¿es positivo? Indudablemente, no. Pero tales afirmaciones requieren unas cuantas precisiones que son las que me ocuparán en este artículo.

Como pura constatación, y según nos enseña la Biblia, el primer gran revés del ser humano se forjó en la transgresión de un mandato: no comer el fruto prohibido. Adán y Eva y la manzana. Y de los diez mandamientos de la Iglesia, tres son positivos -«amarás a Dios sobre todas las cosas», «santificarás las fiestas» y «honrarás a tus padres»- y siete son negativos -no matarás, no robarás, no fornicarás, etc.-. No deja de ser algo significativo y demuestra, con la sabiduría de los siglos, que el ser