Tribuna abierta

El drama económico de la productividad

«El problema de nuestra productividad es doble: su nivel es comparativamente bajo y su ritmo de crecimiento casi nulo»

Actualizado:

Prácticamente todas las desdichas de nuestra economía tienen relación directa o indirecta con la productividad: los niveles salariales comparativos con otros países, las quejas de los «millenials», la creación de empleo, los problemas de las pensiones, la recaudación fiscal, la competitividad de la economía, el crecimiento económico, etcétera. Sin embargo, nunca ha sido el eje principal, como debiera, de la política económica. El problema de nuestra productividad es doble: su nivel es comparativamente bajo y su ritmo de crecimiento casi nulo. Si en el periodo 1959-1996 aumentó considerablemente, desde entonces ha permanecido casi estancada. En consecuencia, España no sólo sigue en la cola del empleo, también de los salarios.

Pero, ¿qué es la productividad? El valor económico de la producción

Jesús BanegasJesús Banegas