Divididos y desarmados

DIVIDIDA España, dividido el Parlamento Europeo, los nacionalistas irlandeses

Por Juan Pedro Quiñonero
Actualizado:

DIVIDIDA España, dividido el Parlamento Europeo, los nacionalistas irlandeses también son víctimas del mismo síndrome vasco.

En Dublín, Iris Times publica un análisis que cuenta por lo menudo cómo Enda Kenny, lider de Fine Gael (nacionalista irlandés moderado), está contra la negociación con ETA en los términos apoyados por el Parlamento Europeo. En las páginas del Iris Times, tal oposición reabre los enfrentamientos entre nacionalistas irlandeses, víctimas de análisis enfrentados ante el proceso en curso en el País Vasco.

Ante el mismo proceso, el International Herald Tribune parisino se pregunta por el alcance del «goteo» de la violencia callejera, percibida como un «instrumento de presión» contra Zapatero. En Viena, Der Standard teme que el proceso negociador pudiera «romperse». En Buenos Aires, La Nación escribe: «Crecen las dudas sobre la intención de la banda terrorista de mantener el «cese del fuego» anunciado». A juicio de La Nación, «los hechos parecen contradecir las expectativas de un futuro desarme de la organización ilegal».

Divididos y enfrentados por la ideología, también incumplimos las promesas en materia ecologista. En Londres, Financial Times recuerda que España se encontraba hace dos años entre los países que pedían una reducción generalizada de las emisiones de gases nocivos. En París, Le Monde subraya que España se encuentra hoy entre los siete primeros países europeos que menos respetan sus objetivos nacionales con respecto al protocolo de Kyoto.

En un terreno muy próximo, el Independent publica una negra crónica sobre los embrollos gallegos en materia de lucha contra la tragedia y desastres de los fuegos del verano pasado, envenenados por la guerra política permanente. Por el contrario, Financial Times comenta con entusiasmo la «fiebre» de los grandes bodegueros españoles en Andalucía, la ribera del Duero o la Rioja, embarcados en grandes proyectos arquitectónicos que el matutino financiero compara con los legendarios castillos del Loire, en Francia.

Juan Pedro Quiñonero

REVISTA DE PRENSA