Horizonte

Un diplomático con suerte

En 2017 Federica Mogherini nombraba a Ramón Blecua embajador de la Unión Europea en Irak. No cabía mayor fortuna

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

Algunos nacen con estrella y otros estrellados. Qué duda puede caber. Desde que en 2000 le fue asignada la segunda jefatura de la Embajada de España en Teherán, la carrera de Ramón Blecua ha quedado indeleblemente vinculada al país de los ayatolas y el uranio enriquecido con prisa y sin pausa. Al dejar Teherán en 2003 Blecua fue a un destino muy útil para Teherán: ocupó el cargo de cónsul general adjunto de España en Buenos Aires. Era un puesto muy relevante para Irán porque todavía se estaban descubriendo los flecos del atentado terrorista contra la AMIA perpetrado por una organización terrorista financiada por Teherán, Hizbolá, y que costó la vida a 85 personas y 300 heridos. En un país

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura