Dios y la ciencia

Jorge Trias Sagnier
Actualizado:

En el colegio en el que estudié el Bachillerato, los jesuitas de Sarriá en Barcelona, había un museo de ciencia y una sala para hacer experimentos físicos y químicos, donde un jesuita, el padre Juliá, nos adentraba en los secretos de la ciencia y de la vida humana mostrándonos su extraordinaria belleza. Al lado del colegio se erguía el Instituto Químico de Sarriá, promovido por los mismos jesuitas, donde se formó lo más selecto de la clase empresarial catalana de los años treinta a sesenta, hasta que el Opus Dei, tomando el relevo, lanzó su IESE y la gestión racional y moderna de las empresas.

Para mí, ciencia y religión, pues, siempre estuvieron unidas. Y no podría disociarlas, ni siquiera en estos días en que los más apasionantes avances de la ciencia pueden hacernos tambalear nuestras ancestrales creencias. Se dice, con cierta frivolidad y desenfado, que se ha creado en un tubo de ensayo vida artificial, cuando en realidad de lo que estamos hablando es de vida sintética. Vuelvo a los jesuitas: en esas clases de ciencias, conde se nos mostraban, incluso, aberraciones naturales, como un cabrito disecado con ocho patas o un cordero con dos cabezas, también nos enseñaban las monstruosidades que los nazis habían ensayado con seres humanos.

Me parece muy honesto, pues, que haya sido el propio científico Craig Venter quien haya planteado, al tiempo que daba a conocer su experimento en la revista Science, el problema bioético que se plantea. Y el Vaticano, una vez más, ha estado a la altura de las circunstancias al calificar el logro del científico de «trabajo de ingeniería genética de alto nivel», aunque precisando, que «no ha creado nueva vida». Es posible que estemos asistiendo al nacimiento de un nuevo Frankestain.

VADE MECUM