Tribuna abierta

Diego de Argumosa y Obregón: un hombre y un premio

«Un motivo de orgullo: haber rescatado con esta distinción la figura y obra del doctor Argumosa. Para Cantabria, un deber y un honor»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Salvo en círculos muy limitados, la memoria no ha sido muy generosa con el ilustre cirujano montañés Diego de Argumosa y Obregón (1792-1865). El letrero de la céntrica calle de Madrid que une la plaza de Lavapiés con la ronda de Atocha es demasiado escueto: «Calle de Argumosa». Ninguna otra referencia del personaje que en ella vivió, y que ha pasado a la historia de la Medicina en el siglo XIX como «el restaurador de la cirugía española».

Nada le fue fácil. La guerra de la Independencia, en la que participó como practicante en los hospitales militares de Santander y Llanes, marcaría su juventud. Después de estudiar en la Universidad de Alcalá, obtendría el título de doctor en Cirugía Médica

Juan José Fernández TeijeiroJuan José Fernández Teijeiro