Una raya en el agua

Detergente

«Más dolor del necesario»: ¿Qué dosis de horror, qué grado de daño merecería la disculpa de un hombre de paz?

Ignacio Camacho
Actualizado:

Lo sacaron en la tele para blanquearlo, sal y trata de parecer presentable, pero se le caía el maquillaje moral como si se lo derritiesen los focos. Daba igual porque el mensaje de la entrevista a Otegi no eran sus respuestas sino su presencia, es decir, la decisión del Gobierno de darles a los herederos etarras carta de naturaleza en una política rebajada de sus estándares mínimos de dignidad y de vergüenza. Pero esta gente es rebelde a su pretendida normalización, como esos chicos montaraces que por más esfuerzo que haga su familia se niegan a aprender buenos modales. En el caso de los batasunos, no habrá en el mundo agua ni detergente político bastantes para desinfectar su alma por

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho