(Des)control nuclear

«La retirada de Washington contribuye a incrementar en unos peligrosos grados la incertidumbre sobre el complejo mundo de los arreglos en materia de armamento nuclear»

Actualizado:

La existencia del arma atómica ha venido condicionando las relaciones internacionales desde que en 1945 los Estados Unidos hicieron explotar sus primeras muestras sobre Hiroshima y Nagasaki. Con la generalización de su propiedad, cualquier confrontación bélica generalizada posterior podría conducir a la eliminación de la humanidad, idea contenida en la noción de la «destrucción mutua asegurada», que bajo las siglas inglesas correspondientes -«mutual assured destruction»- reflejaba la literalidad de la expresión y su significado alternativo: MAD, loco, locura.

Pero al mismo tiempo, la brutal constatación tuvo un beneficioso efecto durante la Guerra Fría: las dos grandes potencias mundiales, la URSS y los Estados Unidos, se vieron forzados a practicar el arte de la contención. La crisis de los misiles en