Crisis del Open Arms

Descontrol e improvisación

Esteban Villarejo
Actualizado:

Que dos países como España e Italia, mediterráneos y con teóricos intereses comunes en inmigración ilegal, no sean capaces de ponerse de acuerdo en cómo tratar la crisis del Open Arms revela que el motor europeo viene chamuscado. Ni hay protocolo de actuación ni hay responsabilidad: y no sólo para salvaguardar las vidas de los inmigrantes arrojados al mar por las mafias sino también para proteger las fronteras europeas. Todo regulado se hace más fácil de entender (y de explicar a ciudadanos proclives a echarse en manos de populismos).

Pero el capítulo de ayer -España envía un buque de la Armada para traerse a los inmigrantes a Mallorca mientras que la Fiscalía italiana ordena su inmediato desembarco en Lampedusa- supone

Esteban VillarejoEsteban VillarejoJefe de secciónEsteban Villarejo