El Audaz llega a Lampedusa

A la deriva

Álvaro Martínez
Actualizado:

Muchas veces la política te deja peor cuerpo que atravesar el cabo de Hornos en plena tormenta, tan mareado y aturdido por los vaivenes que todo parece fuera de control, como si nadie estuviera al mando o la nao derrotase por su cuenta a la deriva. Para España, por ejemplo, la crisis del Open Arms se ha resuelto de la forma más descabellada posible, casi como un sainete, de tal forma que Sánchez, presunto capitán desde la marisma de Doñana, ha estado dando palos de ciego con el barco y su pasaje, sin saber qué demonios hacer con los ciento y pico inmigrantes que en su cubierta esperaban tocar tierra. Lo mismo se negaba a ponérsele al teléfono a los

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez