Pleno en el Congreso de los diputados para aprobar el Cupo vasco
Pleno en el Congreso de los diputados para aprobar el Cupo vasco - ÓSCAR DEL POZO
Editorial ABC

El Cupo y la estabilidad política

La seriedad y rectitud que ha mostrado el Gobierno a la hora de cumplir los términos del acuerdo alcanzado con el PNV contrasta con los vaivenes que han protagonizado los nacionalistas

Actualizado:

Ahora que el Cupo vasco ha sido aprobado de forma definitiva en el Congreso y que el clima de inseguridad que sufre Cataluña se está atenuando gracias a la activación del artículo 155 de la Constitución, es el momento de que el PNV deje a un lado el tactismo electoralista y regrese a la senda de la sensatez y la responsabilidad para garantizar la estabilidad política en España, tal y como se comprometió con el Gobierno el pasado verano. El Congreso otorgó ayer luz verde a la modificación del Concierto económico vasco y al nuevo cálculo del Cupo para el quinquenio 2017-2021, fijado en 1.300 millones de euros al año, tras recabar el apoyo de casi todos los grupos parlamentarios, a excepción de Ciudadanos y Compromís, que votaron en contra, y EH Bildu, que se abstuvo. La aprobación del Cupo no solo responde al cumplimiento de un precepto constitucional, cuya renovación se produce cada cinco años desde 1981, sino que, en este caso, llega con retraso, puesto que la última negociación tuvo lugar en 2007.

La recuperación económica y la necesidad de pactar los Presupuestos Generales del Estado para 2017 permitieron impulsar una renovación del cupo que llevaba años estancada. Sin embargo, la seriedad y rectitud que ha mostrado el Gobierno a la hora de cumplir los términos del acuerdo alcanzado con el PNV contrasta con los vaivenes que han protagonizado los nacionalistas en los últimos meses, ya que no dudaron en tomar como excusa la afrenta independentista que tuvo lugar en Cataluña para intentar sacar un mayor rédito, tanto a nivel político como económico, de la negociación presupuestaria de cara a 2018. El PNV debe abandonar su egocentrismo y satisfacer su compromiso de defender la estabilidad institucional en estos tiempos tan convulsos.