Una raya en el agua

Culo di ferro

El voto de la derecha procede de ciudadanos que daban por descontado que si había mayoría conjunta habría pactos

Ignacio Camacho
Actualizado:

Cuando acaben de gallear, o de abrirse de plumas como pavos reales en el cortejo de los pactos, los dirigentes de los partidos del centro-derecha -del centro y la derecha, para ser más precisos- deberían pararse siquiera un momento a reflexionar sobre la opinión de quienes los han votado. Aunque sea cierto que a falta de segunda vuelta tienen la potestad de interpretar el sentido de sus votos, y hasta de comerciar con ellos, eso no significa que los puedan convertir en un cheque en blanco. Por si acaso, conviene recordárselo: salvando los militantes, los aspirantes a cargo y algunos electores ideológicamente hiperventilados, la mayoría de sus sufragios -de los de los tres- procede de ciudadanos que daban por descontado

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho