El Rey, cubriendo ausencias

Ya sabe el autor de «Manual de Resistencia» lo que tiene que hacer. La pauta se la ha dado el que siempre responde

Carlos Herrera
Actualizado:

Es sabido que hay una Cataluña que se esfuerza en hacer de la normalidad y la rutina del trabajo un modo de vida. Es la Cataluña que se resiste a vivir en la excepcional idea levantisca de un permanente proceso, tan cansino como amenazante, en busca de una tierra prometida que no existe más que en la cabeza desequilibrada de una masa no despreciable de personas pero no, en cualquier caso, de una mayoría aplastante de la población. Esa Cataluña ayer volvió a quedarse parada en sus desplazamientos merced a los cortes de carreteras y a otras acciones de los cachorros de Puigdemont, los CDR, guiados y pastoreados por la Generalidad y por el sindicato-chiringuito de un asesino llamado Carles

Carlos HerreraCarlos HerreraArticulista de OpiniónCarlos Herrera