Cuando sólo se trata de prohibir

Son capaces de negar toda evidencia. Incluida la de que el Rey Juan Carlos renunció a los poderes dictatoriales que heredó

Ramón Pérez-Maura
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

España ha vivido esta semana un gran momento con la conmemoración de los 40 años de la aprobación de la Constitución. Con justicia han afirmado muchos que han sido los mejores años de nuestra historia. Pero parece haberse perdido la referencia respecto a cuál era el sentido la Constitución de hace 40 años.

Puede decirse sin exageración que la de 1978 es la Constitución de la Libertad. Una Carta Magna que nos trajo unas instituciones democráticas que han dado a España cuatro décadas de tanto progreso que sus ciudadanos han empezado a perder la referencia de lo que tienen. Son muchos, demasiados, los que juegan ahora peligrosamente con los valores de la democracia. Los que no respetan ni el valor

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura