Cortez, conquistador

Alguien con tanta sensibilidad como Alberto Cortez teníaque llegarnos a lo más hondo de la emoción

Antonio Burgos
Actualizado:

Pues en un rincón del alma se me queda la pena de no haber conocido en persona a Alberto Cortez. Y por eso queda ahora ese espacio vacío que no lo alegra ni la canción del sucusucu, sucusucu me voy a dar a mí mismo, por la ocasión perdida. Hubiera así completado mi colección de grandes mitos de la canción hispanoamericana, los que cantando versos, evocando universos, hicieron más por el acercamiento entre España y nuestra América, de un lado a otro de la mar oceana, que muchos organismos internacionales de cooperación. Hubiera así completado con Alberto Cortez la colección irrepetible que empecé con María Dolores Pradera, aquella gran señora que en su voz llevaba aromas de mixturas entre esas

Antonio BurgosAntonio BurgosArticulista de OpiniónAntonio Burgos