Visto y no visto

Conservadores

El invento de que para ser una cosa basta con decir que se es esa cosa fue de Ortega

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

En el país políticamente más reaccionario de Europa (enchufismo, caciquismo, cooptación…) nadie puede decirse conservador. ¿Por qué?

Dos monarquías, dos dictaduras, una república y una guerra civil nos contemplan en un siglo. En cada régimen nuevo, «conservador» sería quien se queda colgado de la brocha del régimen viejo, y de ahí el guirigay español, el país donde nunca hay nada que conservar.

-En mi casa, que siempre estuvo empapada de esencia monárquica, se ha vuelto republicano hasta el gato -dijo famosamente el gran chisgarabís «frigio» Ossorio y Gallardo.

El invento de que para ser una cosa basta con decir que se es esa cosa (hoy, por ejemplo, no encontrará uno a nadie que no se diga demócrata) fue de Ortega,

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano