Conducir bien

Actualizado:

Estamos de acuerdo con lo que dice Repiso, director de la DGT, tiene toda la razón pero nos gustaría que la reflexión fuera en voz alta, nos gustaría gritar y llorar en público los 215 muertos en la carretera en 15 días de fiestas. Nos gustaría verlo como titular muy grande, en primera página. Porque los que han muerto no eran vacas, ni estaban locos: eran personas sanas, llenas de vida y de proyectos pero la falta de concienciación, de responsabilidad de la sociedad, hace que sean los «muertos del silencio». Falta coraje político para emprender acciones y medidas sancionadoras. ¡Todavía no sabemos muy bien cómo se transmite el virus de las vacas locas a los humanos pero la mayoría de la gente ha dejado de comer carne! Sabemos perfectamente que el que mata en la carretera lo hace porque no cumple las normas, por velocidad excesiva, por ingerir alcohol, pero no está dispuesto a dejar de conducir. Ni los fabricantes están dispuestos a dejar de construir coches que alcanzan velocidades prohibidas por la ley. Gran hipocresía de la sociedad insolidaria. ¡Ojalá la ley modifique el comportamiento del conductor y de los jueces!

Jeanne Picard, asociación de ayuda a los afectados por accidentes de tráfico.

La Coruña.