Editorial ABC

Combatir de una vez la despoblación

La falta de inversiones en las zonas menos pobladas provoca que sus habitantes sigan marchándose, lo que a su vez hará menor la inversión en el siguiente presupuesto

ABC
Actualizado:

Las consecuencias del bloqueo político derivado del fracaso de Sánchez a la hora de sacar adelante la investidura que le fue encomendada por el Rey (fuera del PSOE solo consiguió el apoyo del partido de Revilla, un voto) se están convirtiendo en una losa para el país. A las quejas de las Comunidades, a las que el Ejecutivo en funciones no transfiere los fondos que les corresponden del IRPF y el IVA, se une también, por ejemplo, la queja de las plataformas de lo que se ha venido denominando «la España vaciada». Durante la pasada campaña electoral, los partidos prometieron en sus programas combatir la despoblación, conscientes de que se trata de un grave problema que se ha enquistado y que no trae otra cosa que severos desequilibrios económicos y demográficos, que, a su vez, generan déficit en todo tipo de servicios e infraestructuras. Es la famosa pescadilla que se muerde la cola: la falta de inversiones en las zonas menos pobladas provoca que sus habitantes sigan marchándose, lo que a su vez hará menor la inversión en el siguiente presupuesto. Y así ha venido ocurriendo desde hace décadas. Ayer mismo se produjo la enésima manifestación por la tardanza en terminar la autovía del Duero, que empezó a construirse en ¡1993! y en este tiempo solo ha completado 70 de los 210 kilómetros proyectados. Un cuarto de siglo para hacer un tercio de una vía considera «estratégica». Son ratios de eficiencia tercermundistas, impropios del nivel de desarrollo alcanzado por España. Urge poner fin a la desatención del Estado a la despoblación de buena parte del territorio nacional, porque ya vamos tarde en la tarea. Es esencial revertir esa querencia por no hacer nada. Ahora, 4.375 municipios que ocupan el 53 por ciento del territorio están en riesgo de despoblación. Un país es su territorio y las personas que lo habitan. Si España sigue vaciándose, España se achica.