La Tercera

Códigos culturales

«El matiz peyorativo lo trae la circunstancia en que se produce y la intención, visible, de los hablantes o -y esto es más delicuescente- de los oyentes. Y dado que en España se vuelven a perseguir los delitos de opinión (sólo de un lado: ultraizquierdistas y separatistas no más ejercen su derecho a la libertad de expresión), andémonos con ojo tan sólo por hablar en español»

Actualizado:

EL pasado 21 de noviembre la Sala de lo Criminal en el juzgado de Coutances (La Mancha) absolvió a un inmigrante musulmán de Bangla Desh del delito de violación por «no tener el acusado los códigos culturales» necesarios y pese a haber sido condenado a dos años de prisión por otra infracción similar acaecida en 2015. El tribunal suspende provisionalmente esta última condena y le pone en libertad. El personaje, al parecer, es un portento: durante el interrogatorio en la comisaría de Saint Lô hubo de colocarse un agente entre él y la traductora porque intentaba palparle los glúteos, dicho sea finamente. El tribunal atendió los argumentos de la defensa: carencia de los códigos culturales franceses que, irremisiblemente, enviarían a