La Tercera

Dar en el clavo a pesar de Portugal

«Pese a lo mucho que se ha suavizado el tema, sigo pensando que los términos Ruta Magallánica en lo aplicable a todo el periplo, e incluso el de Ruta Magallanes-Elcano, son engañosos y que algunas transacciones amistosas atentan contra la verdad documental y la obligación de defenderla»

Hugo O´Donnell y Duque de Estrada
Actualizado:

No sabemos lo que pasaba por la cabeza de Bernardo O´Higgins cuando, poco antes de expirar en la mañana del 24 de octubre de 1842, exclamó con voz entrecortada «¡Magallanes! ¡Magallanes!» Posiblemente se trataba de inquietudes geoestratégicas y no históricas. Lo que sí había pasado por la cabeza del factor de la Casa de Contratación Juan de Aranda más de tres siglos antes era que el portugués Magalhães, que había aparecido por Sevilla a finales de octubre de 1517, debía ser fichado para el servicio del rey de España.

Podía aportar informaciones importantes para revitalizar la vieja aspiración castellana de acceder a la Especería ya que había acompañado al virrey don Francisco de Almeida a la India y participado en