En clave mayor

Más allá de la legítima y lógica autodefensa, el testimonio de Trapero apuntó ciertos ribetes de ajuste de cuentas

Ignacio Camacho
Actualizado:

Algo debió de pasar con el mayor Trapero en el seno del separatismo para que, al llegar Torra a la Generalitat, no le devolviese la relevancia que había perdido durante la aplicación del artículo 155. Ciertamente estaba ya encausado pero fue llamativo que el nuevo Gobierno catalán lo mantuviera en el ostracismo. El exjefe de los Mozos de Escuadra es o era un independentista convencido al que vimos tocando la guitarra en un célebre vídeo de unas vacaciones junto a Puigdemont, Rahola y su círculo íntimo. Un año después, tras el atentado de las Ramblas, los soberanistas lo convirtieron en un mito a pesar de los fallos acreditados en la prevención del terrorismo. El procés necesitaba rostros de referencia, caudillos,

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho