Cicatriz abierta

La moderación fundacional del pacto democrático ha quedado arrinconada por la intemperancia de los exaltados

Ignacio Camacho
Actualizado:

Cuando oigas decir que hay que cambiar la Constitución, que se ha quedado vieja, recuerda que sirvió para cerrar del todo la cicatriz de una guerra. Lo que llegó en abril del 39 no fue la paz sino la victoria de media España contra la otra media, y esa larga querella siguió viva hasta que el pacto del 78 la cerró con un modelo de convivencia que durante décadas ha permitido gobernar sin traumas a la izquierda y a la derecha. Una reconciliación que si no fue sincera fue pragmática, con un esfuerzo mutuo para evitar los ajustes de cuentas. No existen constituciones perfectas. Casi todas han sufrido reformas y enmiendas pero las que han tenido más éxito han sido

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho