Chapuzas con el fútbol de La Sexta

Después de su experiencia en el Mundial de Alemania, parece que La Sexta le ha cogido el gusto a emitir los partidos de fútbol en diferido, ya sea con varias horas de retraso o, como hace los sábados

Actualizado:

Después de su experiencia en el Mundial de Alemania, parece que La Sexta le ha cogido el gusto a emitir los partidos de fútbol en diferido, ya sea con varias horas de retraso o, como hace los sábados por la noche con el partido en abierto de nuestra Liga, con unos segundos. Quienes teníamos la sana costumbre de sintonizar la señal de la tele y escuchar la narración de la radio, tan familiar para miles de aficionados, nos encontramos desde hace unas semanas con la imposibilidad de hacerlo, ya que los señores de La Sexta han decidido diferir la retransmisión para impedirlo. De esta manera, La Sexta nos obliga a escuchar a un comentarista que quizá le haga gracia al público de sus programas de humor, pero que a muchos espectadores nos resulta sobreactuado y frívolo.

La radio no podemos ponerla porque va por delante de lo que sale por la tele, y tenemos que soportar los chistes del locutor de la emisora de Emilio Aragón. Como empresa privada, la cadena puede hacer lo que le convenga con sus programas -aunque tampoco estoy seguro: ¿no había que dar un partido de Liga a la semana en abierto y en directo?-, pero mejor sería que tratasen de convencer al público con buenas ofertas periodísticas y con un locutor que no fuera una caricatura de sí mismo antes que retenerlo con trucos chapuceros. Qué falta de seriedad.

Ignacio Troyano

Jaén