Chalecos amarillos

Álvaro Vargas Llosa
Actualizado:

Primero, lo obvio: en Francia no hay liberales, sólo variantes del estatismo populista. El único gobernante francés no socialista que realizó algunas reformas liberales fue Giscard D’Estaing, pero luego, agobiado por la crisis del petróleo, borró con el codo lo que había hecho con la mano. Desde 2009, entre impuestos y cotizaciones, la presión fiscal ha crecido en 350.000 millones de euros. Culpables de esto son dos gobernantes de centroderecha, Sarkozy y Macron, y el socialista Hollande. Un país toca fondo, ideológicamente, cuando un socialista se burla de un liberal por coquetear con la idea de un referéndum para consultar al pueblo la política tributaria y por hacer posible que el impuesto de 75% para los ricos, idea que se

Álvaro Vargas LlosaÁlvaro Vargas Llosa