Vivimos como suizos

Cencerros

Maite Pagaza mandó a los salvajes a leer a Hannah Arendt. Con Patria sería suficiente para sacarles los colores

Rosa Belmonte
Actualizado:

El Viernes de Dolores contó Carlos Domecq que habían quitado los cencerros a los bueyes. Que a partir del Domingo de Resurrección se les volvería a poner. Ese respeto por la Semana Santa en una ganadería no se ha dado en la idea peregrina de convocar elecciones con días tan señalados en medio. Tan señalados que a Herrera, Alsina y Federico les ha dado igual y se han ido de vacaciones, como debe ser. Estábamos tan entretenidos con los salvajes de Cataluña que se nos habían olvidado los salvajes del País Vasco. Igual que cuando estábamos entretenidos con 1984 y lo que teníamos encima era Un mundo feliz.

Pero en Rentería reaparecieron esos seres. Las cacerolas de fondo parecían cencerros.

Rosa BelmonteRosa BelmonteArticulista de OpiniónRosa Belmonte