La Catedral

El que justificó e impulsó los escraches tiene ahora a dos policías vigilando la puerta de su casa y el presidente de la Generalitat no se atreve a abrir las cárceles para liberar a los presos que él llama políticos

Salvador Sostres
Actualizado:

Que un antisistema compadre de los regímenes asesinos de Irán y Venezuela acuda a la cárcel a negociar con un golpista los Presupuestos Generales del Estado da la razón a los independentistas cuando dicen que de España hay que huir cuanto antes. Que Pablo Iglesias se presente ahora como el moderado, como el estadista, pidiendo calma a unos y otros -ayer sermoneó a la vez al ministro Borrell y al diputado Rufián- supera el esperpento de aquellos espejos cóncavos del callejón del Gato al que hace casi un siglo fueron a pasear los héroes clásicos.

El que justificó e impulsó los escraches tiene ahora a dos policías vigilando la puerta de su casa y el presidente de la Generalitat no

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres