Catalanes en Madrid

Seguro que alguno vuelve, pero no para manifestarse

José María Carrascal
Actualizado:

Más que una exhibición de fuerza, de confianza, de unidad y optimismo, ha sido una manifestación de angustia, inquietud, incertidumbre, de impotencia en suma, escondidas bajo banderas y pancartas. ¿A qué han venido 18.000, 200.000, un millón, los que quieran, de catalanes a Madrid un hermoso sábado de verano anticipado? ¿A convencer a los madrileños de que deben darles la independencia? No. Vinieron a convencerse a sí mismos de que ese sueño es todavía posible, de que la república catalana que les prometieron los líderes que encabezaban la manifestación y los que se sientan en el banquillo del Tribunal Supremo o andan desperdigados por el mundo fugitivos de la Justicia, está a la vuelta de la esquina. De que la

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal