El ángulo oscuro

Casado el centrípeto

El «viaje al centro» es siempre un viaje sin «mochila»; o sea, un viaje en el que la derecha deja atrás el lastre de los principios

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Después de tirarse toda la campaña electoral lanzando proclamas chillonas y tremebundas, Pablo Casado anuncia ahora que su partido representa el «centro derecha», frente a Vox, que encarna la «ultraderecha». La primera afirmación provoca alipori; la segunda, repulsa moral. Explicaremos a continuación por qué.

Aunque, en general, sean gentes acomplejadas de derechas las que se califican de «centristas», es siempre el progresismo quien fija y desplaza a su gusto el centro político, mientras la derecha corre en pos de esa quimera, como Aquiles corre eternamente en pos de la tortuga, en la célebre paradoja de Zenón de Elea, sin llegar a alcanzarla nunca. Cuando la derecha cree tener al alcance de su mano esa quimera, al progresismo le basta con

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada