CARTAS AL DIRECTOR

Actualizado:

El «decretazo» de Zapatero

Bajada de sueldo de los empleados públicos, reducción de ayudas para personas dependientes, menos subsidios para medicamentos, congelación de las pensiones y eliminación de las ayudas a la maternidad. Recortes sociales por todas partes y además aprobados de la manera menos democrática, es decir, sin pasar por el Parlamento y por la vía del decreto. ¿Pero Zapatero no había prometido que con él nunca haría «decretazos»? ¿Y no había asegurado tantas veces que nunca recortaría el gasto social? La realidad es que estamos ante el mayor recorte de derechos sociales en treinta años de democracia y con la credibilidad de Zapatero sencillamente por los suelos.

María Calvo. Sitges (Barcelona)

En defensa del funcionario público

Soy funcionaria pública, y a mucha honra. Tras licenciarme en Derecho, decidí que quería estudiar una oposición, «no para tocarme las narices», como la mitología popular mantiene, sino por vocación, porque me parecía mucho más digno trabajar como funcionario público, al servicio de los ciudadanos, que acabar trabajando para lidiar con los trapos sucios de algún especulador o en empresas que obtienen beneficios recortando derechos a sus trabajadores. Por fin, después de algunos años de estudio y de un proceso duro de selección (sin ningún regalo por parte de nadie), conseguí aprobar la oposición y entré a trabajar en la Administración del Estado. Desde entonces he tenido la inmensa suerte de trabajar con grandes profesionales que creen en su trabajo y que no andan escaqueándose, como también la mitología popular mantiene. A lo largo de estos años hemos tenido congelaciones de salario, subidas mínimas, funcionarios con salarios que no llegan a mileuristas y siempre acompañado de críticas continuas a nuestro trabajo. Ahora llega una profunda crisis económica y la culpa parece que también es de los funcionarios. Y me pregunto, ¿hemos sido los funcionarios los que hemos estado especulando y enriqueciéndonos durante estos años de bonanza? Creo que no. Nosotros nos hemos dedicado a realizar nuestro trabajo y a pesar de ello somos culpables y tenemos que aguantar continuamente que gente que no conoce la Administración nos critique; los propios responsables políticos nos critican y ahora nos reducen el sueldo, sueldo ya reducido de por sí. A esa gente que nos critica tanto le animo a que entre a formar parte de la Administración. El secreto: prepárense una oposición. Mientras tanto, por favor, déjennos trabajar y dedíquense a criticar a los verdaderos responsables de esta crisis, los de siempre, lo que se enriquecen a costa de otros.

Ana Barrera. Madrid

Gastos superfluos

Me gustaría decirle al señor Montilla que si quiere que su plan de austeridad (que ya llega muy tarde e impuesto) tenga alguna credibilidad, debería empezar por acabar con las subvenciones a las fundaciones de los partidos políticos del Gobierno, y a los «amiguetes» de la famosa sociedad civil catalana como, por ejemplo, Òmnium Cultural o Acció Cultural del Pais Valencià (5 millones de euros); acabar también con los eventuales, con los gastos de protocolo y dietas, con la hiperinflación de la propia Administración y de altos cargos sin formación algun, con sus viajes en primera clase y hoteles de cinco estrellas; con los informes inútiles pagados a precio de oro, con la flota de coches oficiales, con las «embajaditas» y, por último, con las empresas públicas y consorcios creados únicamente para enchufar a gente del partido. Sólo entonces empezaré a creer en su plan.

Laia Puig Martí. Barcelona

Esto es ya una auténtica vergüenza

Este Gobierno esta arruinando la vida de sus ciudadanos.Ahora decide retirar el cheque-bebé con fecha 1 de enero de 2011. ¿Y qué pasa con aquellos que ya estamos esperando un hijo y cuyo nacimiento está previsto para 2011? ¿Por qué tienen nuestros hijos menos derechos ya desde el nacimiento? ¿Son por algún motivo menos importantes que los que nazcan en diciembre? Parece ser que lo que todos los años ha sido motivo de celebración, como es ser el primer nacimiento del año, este año no lo va a ser tanto; más bien todo lo contrario. Este año lo anunciarán como el primer niño que se queda sin su ayuda.

Estas decisiones no se pueden tomar a la ligera. Habrá parejas que contaban con este dinero para los primeros meses de su bebé, para la guardería, y ahora ¿qué?

Nuria Callejo Martín. Madrid