CARTAS AL DIRECTOR

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No al abrazo del oso del Gobierno

Desde las más altas instancias llegan recomendaciones para que, ante una situación de emergencia, pacten los dos partidos mayoritarios sobre los temas más importantes que nos acucian. Creo que el Partido Popular, insultado un día sí y otro también por los dirigentes del PSOE, marginado por pactos tan impresentables como el del Tinell, no debería dejarse dar «el abrazo del oso» y convertirse en un salvavidas para un Gobierno que no ha sabido o no ha querido gobernar para todos.

Zapatero nos ha disfrazado la situación económica en estos dos últimos años y medio, primero no reconociendo la grave crisis que nos agobia y cuando al fin la ha reconocido, inmediatamente, nos ha dicho que estábamos saliendo de ella. Hacen falta pactos, sí, pero después de unas elecciones generales anticipadas. Todo apunta a final de etapa y hay que tener el valor de encararla; lo que no sería sensato, después de que no se haya hecho caso en seis años a ninguna de sus iniciativas, es que el Partido Popular se hiciera a estas alturas partícipe del desastre que padecemos pactando con un Gobierno totalmente amortizado y en caída libre.

Gloria Calvar Landín

Madrid

Moción de censura inaplazable

En España parece que vivimos siempre con el miedo en el cuerpo o con eternos complejos. Hasta los políticos los padecen, pues tienen pánico a formar un frente común en el Parlamento ante la gravísima situación económica en la que se encuentra nuestro país. Las Cortes Generales representan al pueblo español y deben controlar la acción del Gobierno, pues ya es hora de que aquellas exijan la responsabilidad política del presidente y su incompetente gabinete mediante una moción de censura. La situación que atravesamos no nos permite esperar hasta las próximas elecciones generales. Menos Ejecutivo y más acción en las Cortes Generales.

Marta Martín

Las Palmas

Cercanías, peor en manos catalanas

Ya tenemos balance del primer mes del traspaso de cercanías al Gobierno catalán. Y no es muy positivo precisamente: el servicio no sólo no ha mejorado sino que ha habido más averías que cuando estaba en manos del Estado: 24 incidencias en sólo 30 días. Como usuaria, no he percibido ninguna mejora; en horas punta, vamos como en una lata de sardinas y la información deja mucho que desear.

El único cambio que sí he notado es que la Generalitat ha eliminado rápidamente el español en el logotipo, el nombre y determinados mensajes de megafonía, que ahora ya están sólo en catalán. En resumen, tenemos un servicio igual o peor que antes pero, eso sí, con el castellano marginado. ¿Para esto querían el traspaso los señores del tripartito?

María Calvo

Sitges (Barcelona)

El respeto a los toros en Cataluña

El presidente de la Generalitat ha sido claro cuando ha afirmado en una entrevista con Luis del Olmo, en Punto Radio, su respeto por la libertad de elección referida a las corridas de toros en Cataluña. Montilla ha dicho que «a los toros va quien quiere, que no se obliga a nadie»; de una posible prohibición no ha dicho nada. Y convendría que fomentara ese mensaje en favor de una libertad tan elemental como es la del derecho de acudir a cualquier espectáculo legalmente autorizado, tradicionalmente constituido y, a pesar de sus detractores, culturalmente admirado en todo el mundo.

María Victoria de Luna

Barcelona