CARTAS AL DIRECTOR

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

ETA, atentados y cohetes

En la última semana hemos conocido el auto del Tribunal Supremo que obliga a la disolución de los grupos municipales de ANV. La respuesta del señor alcalde de Berriozar, Xabi Lasa, ha sido que cumplirá con el auto en cuanto le sea notificado.

Esta mañana nos hemos despertado con la noticia del salvaje atentado de ETA contra la casa cuartel de Burgos, donde habitan mujeres, niños y militares al servicio de los ciudadanos. Los hijos de los guardias civiles son niños como cualquier otro niño, como los suyos, como los que puedan vivir en cualquier parte del mundo. Sus mujeres no han cometido otro delito que enamorarse de esos hombres valientes que día a día exponen su vida en beneficio de los demás, ya sea en la seguridad ciudadana, en el grupo de rescate de alta montaña, en la Guardia Civil del Mar, en los incendios forestales... Hombres que pueden sentirse orgullosos de vestir el uniforme que visten. Contra todos ellos, ETA ha atentado hoy. Todos son objetivos. Y si hay que ser miserable para asesinar a cualquier ser humano, no encontramos las palabras para definir a quien asesinan a mujeres, niños y hombres de honor.

Y para colmo, acabamos de enteramos de que el alcalde de esta localidad, Berriozar, delega el lanzamiento del cohete de las fiestas en ANV, después del auto del Supremo, después del atentado de Burgos....

¿Estará el señor alcalde de Berriozar el próximo 9 de agosto en los actos que organizamos Vecinos de Paz en recuerdo a las víctimas del terrorismo, y muy especialmente en el de nuestro vecino, Francisco Casanova, asesinado por ETA en la localidad que dirige, para así poder «arropar» a su familia? Aunque, pensándolo bien y viendo sus actos, puede que su presencia no sea bien recibida por muchos. ¿No es cuanto menos ético asistir a ese acto cuando días antes se ha cedido el honor de lanzar el chupinazo de fiestas a quienes son una formación ilegal? Y no sólo no condenan los atentados terroristas, sino que se manifiestan en la calle jaleando a los asesinos y portando sus retratos.

S. Pérez

Berriozar (Navarra)

La nueva gripe

Según la ministra de Sanidad, la nueva gripe muestra un alto índice de contagio a nivel global y, por ello, requiere vigilar formas, maneras y lugares para evitar su dispersión. Además hay que ofrecer información y planes de acción adecuados para saber actuar ante los síntomas de manera individual y, como colectivo, evitar concentraciones humanas dentro de lo posible. Uno de los grandes peligros son los mercados ambulantes, que tradicionalmente se extienden por la geografía española en verano, puestos de fruta y verdura en los que es complicado mantener la higiene, calles estrechas, gente abriéndose camino, estornudos, toses... Y, sobre todo, la amenaza del nuevo virus.

El problema es grave y difícil de resolver, pero está en juego la salud de miles de personas. Hay que tomar medidas.

Enrique Tello

Amposta (Tarragona)

Homenaje a los héroes del Barranco del Lobo

El pasado lunes 27 de julio se cumplieron cien años de los acontecimientos del Barranco del Lobo, hoy olvidados o desconocidos por la mayoría de la sociedad española. El día 23 de julio de 1909, durante los combates que se produjeron en las estribaciones del Monte Gurugú, mi bisabuelo materno, el capitán de Infantería Gabriel Gil, resultó gravemente herido en el pecho, falleciendo poco después. Fue enterrado en el Panteón de Héroes de Melilla y su nombre figura en el Libro de Oro de la Infantería Española. Las condiciones de la batalla y el sufrimiento de los fallecidos y heridos fueron tremendos, cuestión no discutida por ningún historiador.

Este centenario, salvo en Melilla, donde me consta que se han llevado a cabo actos conmemorativos, ha pasado sin pena ni gloria. Quienes tenían la obligación moral de recordar esa parte de nuestra historia han preferido ignorarla. Sirvan estas letras para rendir homenaje a quienes, como mi bisabuelo, perdieron la vida en el cumplimiento de su deber, y a cuantos héroes -en el ámbito militar y en la vida civil- fueron ignorados, en su día y ahora, por este país cainita, desmemoriado y desagradecido.

Carmen C. Martínez de Tejada

Guadalajara

Un derecho fundamental

En esta época del año en que el calor aprieta con especial saña, sería muy de agradecer que los sistemas de ventilación del transporte público funcionaran correctamente. Estoy convencida de que este pensamiento debe cruzar por la mente de todos los que transitamos a diario por estaciones como la madrileña de Avenida de América, donde el ambiente que se respira es parecido al de una cámara de gas. Y si a la acumulación de dióxido de carbono le añadimos el olor corporal que desprende más de uno en el verano, ¡imagínense el resultado! ¡Cómo para perder el sentido! Pienso que lo que los usuarios de la red de transporte público demandamos no debe ser para tanto en una sociedad desarrollada del siglo XXI. Debería incluirse en los primeros puestos de la lista de derechos fundamentales del hombre: «Todos los seres humanos tienen derecho a respirar oxígeno y a que el vecino vaya limpio y perfumado». Obvio.

Por favor, colaboremos entre todos: los poderes públicos y los ciudadanos. Es en pos del bien común de todos los ciudadanos.

María Hernández

Madrid